«

»

Ene 08

Dar de baja una cuenta de outlook.com

Haciendo limpieza y podrido ya de varias cosas, me propuse borrar la cuenta de Micro$oft que solo tenía para acceder a las herramientas para webmaster, que ya ni eso me interesa. El tema es que mejor tengas bien anotado el e-mail “secundario” que diste cuando abriste la cuenta, caso contrario, le tendrías que regalar a MS tu número de télefono móvil para que te envíen un SMS con un código. Está bien, algo de seguridad, si no fuera por lo ridículo de pedir un número que no tuve que ingresar al dar el alta de la cuenta, es decir, contra que validan muchachos?

ms1Esto fue algo que me jodió y mucho, además del hecho que está en inglés, pero sin leyes cada cual hace lo que se le canta, después de todo, todo es gratis, si tus datos, tu información, tu privacidad, claro está, no cuesta ni un centavo.

Enlaces para dar de baja la cuenta de live, outlook o lo que venga de M$:

http://windows.microsoft.com/es-es/windows-live/account-close-account

ms2Al mejor estilo Google, sabremos hasta cuando vas al baño.

ms3Obvio nadie quiere perder un cuenta, y si pueden poner mensajes de error para disuadir, por qué no hacerlo. Como hacen las Telcos cuando se pide una baja, nunca funciona el sistema.

Si llegaste a ese paso, luego de pedir que te envíen el código a tu cuenta de correo alternativa y te sale ese error, lo solucioné accediendo al siguiente enlace:

https://account.live.com/CloseAccount.aspx

ms4Si no sabes inglés, te jodes, o marcas todas las casillas de la pantalla.

Vete a la mierda MicrosoftDe paso aprovecho la ocasión para recomendar un producto censurado por Google: Protonmail del cual ya escribí en su momento, se trata de correos electrónicos encriptados, entre otras cosas, como la posibilidad de que el correo se auto-destruya.

También para luchar contra la censura y los monopolios, es un buen hábito no pedirle al navegador que busque un sitio el cual conocemos la dirección URL, sino escribirla directamente ya sea comenzando por http: o por www. ya sé que se complica si el navegador inocentemente dispone de solo una caja en donde escribir, o crear un marcador para los sitios que nos interesan, sino dependemos de la voluntad de $an Goolge para acceder. La comodidad se paga, aunque todo sea increíblemente gratis.

“Coma mierda, millones de moscas no pueden equivocarse”.